El arte en las business schools: de la abundancia al menosprecio

Hace pocos días leí en NYTimes un buen artículo sobre la presencia de museos de arte icónicos en campus universitarios americanos, principalmente de la Ivy League. Sin ir más lejos, hace poco visité el Yale University Art Gallery, que ha acometido una renovación de $135M. Los alumnos de las business schools de la Ivy League en USA tienen acceso a grandes colecciones presentes en sus elite campus. ¿Cuál es la presencia del arte en las business schools europeas? Escasa o nula. Desde hace años he insistido en que uno de los programas de formación en liderazgo más transformadores del mundo es el programa Vicens Vives que los profesores Raimon Ribera, Josep M. Lozano y Àngel Castiñeira imparten en ESADE. Bien, más que impartir, ejercen un rol de “curators”, lo que en castellano se traduce horrorosamente como “comisarios” . Su rol es artesanal y magistral. Uno de los conceptos que emerge durante el programa y que tiene como ideólogo a Raimon Ribera (recomiendo seguir su blog) es el de la calidad humana en el liderazgo: una combinación de conocimiento, criterio, sensibilidad, equilibrio y profundidad, que genera personas serenas, coherentes, fiables, capaces de encarnar los valores fundamentales. La conexión con el arte es fundamental en el desarrollo de la calidad humana, porque nos despierta sus virtudes esenciales, como por ejemplo la sensibilidad, o la capacidad de ver reflejados en una pieza determinada valores humanos fundamentales, o si lo prefieren, hasta puede ser que el arte nos libere del pensamiento lineal, facilitando la creatividad necesaria para la innovación disruptiva. Resulta sobrecogedor el menosprecio del arte en la mayoría de campus europeos, una ceguera especialmente relevante en las business schools. Y no hablo de grandes inversiones, sino cultivo a la sensibilidad por el arte, en distintas fórmulas. Sin duda, un menosprecio que tiene un coste de oportunidad altísimo, porque los liderazgos con baja calidad humana generan un alto coste social, así como los liderazgos sujetos al pensamiento lineal impiden la búsqueda de soluciones creativas, basadas en la aceptación y superación de las contradicciones y paradojas. Invito desde este blog a que las business schools creen sus pequeños museos o galerías de arte.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s