Deshojando la margarita … la marea sigue subiendo

En los últimos meses, diferentes influenciadores del ámbito de la higher education no paran de deshojar la margarita acerca del impacto de “lo digital”. Unos dicen que va a suponer una disrupción que arrasará con la industria. Otros dicen que no tendrá tanto impacto como algunos vaticinan. En la última semana, al menos que yo haya leído, han escrito Glenn Hubbard (Dean, Columbia Business School), Daniel Cohen, fundador de la plataforma Graduway, y el gran Karl Ulrich (vicedean for Innovation, Wharton School). El primero, medianamente escéptico (muy equilibrado pero digamos que “tirando” a lo escéptico), el segundo, muy escéptico (“higher education is not ready to be disrupted”), y el tercero, disruptor (al ser “vicedean”, tiene más libertad para ser menos diplomático que Glenn Hubbard en Columbia). Lo que me llama la atención de los escépticos es que lo son porque deciden poner el punto de mira allí donde les interesa. Me explico: cuando Hubbard dice “why Internet won’t kill b-school” posiblemente debería matizar y decir “why Internet won’t kill elite b-school”, porque posiblemente aquellas que no sean “elite” (grandes marcas globales) ni tengan una “value proposition” muy definida sí que van a ser borradas o enviadas a los márgenes de la industria de la educación. De hecho, sólo hace unos meses, el Dean de la Haas School de Berkeley, Rich Lyons, apostaba que el 50% de las instituciones de higher education en USA iban a desaparecer en 10 años (hay que reconocer que igual serán unas cuantas menos, pero serán … ). El motivo por el que el punto de mira es importante es el que ya comentaba en un post anterior: “The disruptor is competing not against other suppliers, but against “non-consumption.” (Clayton Christensen). Es decir, los nuevos formatos de “delivery” radicalmente digital (por ejemplo, MOOCs), no compiten contra los MBAs de Wharton, Harvard o Columbia, sino contra el “non-consumption”. Se trata de formatos que abren un nuevo territorio y permiten el acceso a “elite education” a miles de usuarios que nunca antes se hubiesen planteado el acceso a la misma: un camino “de manual” de todas las innovaciones disruptivas. La pregunta es si alguno de los clientes que sí son del territorio establecido se plantean este tipo de alternativas, y la respuesta es que sí, claramente. Desde el momento en que Harvard o MIT ofrecen, a través de la plataforma edX, cursos (certificados) de Executive Education por unos $1,000, este hecho crea una presión muy relevante al “delivery” tradicional, en el que lo “presencial” tiene que incrementar el valor para que siga siendo “deseable” en términos relativos. Y para el alumno del MBA de MIT o cualquier otra elite b-school, asistir a una clase tipo “101” (introductoria) puede ser algo prescindible si la MOOC de, pongamos por caso, Chicago, sobre ese mismo “topic”, es de buena calidad. Por lo tanto, “lo digital” impacta como mínimo ,insisto, como mínimo, en el modelo de negocio ,en la configuración de los programas (curricula), y en el modelo de enseñanza (learning experience).  En la medida en que la experiencia digital aumente en calidad (y cantidad), ésta será como una marea, de la que sólo estarán a salvo aquellas experiencias educativas que aporten un valor superior al que aporte la experiencia digital. En próximos posts escribiré mi propia apuesta, jugándomela “a lo Rich Lyons”.

Advertisements

One thought on “Deshojando la margarita … la marea sigue subiendo

  1. Yo creo que he cursado MOOCs desde que salieron y llevo años queriendo hacer uno – a ver si ahora lo logro. Básicamente lo que han logrado es hacer escalable algo que no lo era. La calidad es excelente. Falta la acreditación, el networking, la confrontación de ideas, pero también es verdad que de eso no siempre hay en clase.

    Ciertamente, aquellos que se apuntaban a cursos con el único objetivo de aprender, ésos (como yo en muchos casos) estamos en los MOOCs y somos unos cuantos.

    Yo creo que van a permitir que las grandes tengan un modelo escalable, lleguen a más gente y gradualmente veremos como se ofrece el presencial completo que acabará siendo un producto de boutique y el blended que será el más generalizado.

    En Exec. Education, yo creo que ahora ya sólo el blended tiene sentido. El resto es un producto en vías de extinción.

    Eso hará que las escuelas tengan que aportar algo diferente y especializarse y que la calidad de la clase sea juzgada a partir del MOOC y no del presencial.

    Si, estamos a las puertas de un mundo nuevo, me parece que eso ya no lo duda nadie – algo característico de toda innovación disruptiva – la pregunta es cuando, y eso es también algo característico de las innovaciones disruptivas.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s