¿Quién es quién? Esa es la cuestión.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAHace poco tuve la ocasión de leer un fantástico reportaje sobre Ferran Adrià en la revista Yorokobu. Ferran decía (y le tomaron esta frase como titular): “La gran revolución del futuro va a ser reconocer que el comensal es también cocinero”. Hace pocas semanas, en unas jornadas sobre el futuro de los hospitales, organizadas por el Barcelona Children’s Hospital, el experto en innovación, colega y ex-alumno de Singularity University Jorge Juan Fernández, decía que una de las grandes tendencias de futuro es, extrapolando la frase de Adrià, que “el paciente también es médico”. Hay webs como CureTogether.com que son puramente “patient to patient”, y en el futuro, cada vez más “medical devices” estarán en nuestra casa, o sea que en realidad habrán pasado a ser “consumer devices”. En el ámbito de la cocina, plataformas como CookBooth.com facilitan el conocimiento “cook to cook”, o sea en realidad “consumer to consumer”. En el campo del periodismo, el “blogging”, el “microblogging” y facebook, entre otros, provocaron en su día una revolución en cómo producimos contenidos noticiables, quién los produce, y en cómo los consumimos. En la higher education vemos como gracias a las Mooc’s o gracias a TED, entre otros, el alumno ha dejado de ser una figura pasiva que va a clase adquirir conocimiento, sino que demanda un tipo de dinámicas de aprendizaje diferentes, como el “action learning”. Es decir, lo que tienen en común el cocinero, el médico, el periodista y el profesor, es que su profesión está cambiando o ha cambiado radicalmente, porque aquellas personas a las que atendía o servía o las que se dirigía, han dejado de ser figuras pasivas y ahora participan del proceso de creación, de generación de conocimiento o de curación. Ante este nuevo paradigma, surgen fundamentalmente dos tipos de oportunidades: 1) ser un conector de conocimiento, poniendo en contacto al conjunto de actores que participan en el proceso de creación (mediante la relación cara a cara, como sucede en el caso de un “flipped classroom” o con una función de profesor/mentor que aporta sentido; o bien mediante la creación de plataformas como cookbooth en el caso de la cocina) y 2) ser una superestrella especializada, capaz de ser un referente global como cocinero o como profesor. Es decir, nos encaminos hacia un escenario de grandes estrellas complementado por grandes capacidades de co-creación consumer-to-consumer. La higher education no será una excepción y esta nueva concepción tendrá consecuencias en como se organizan las instituciones académicas, tanto en relación a su estructura como en su portafolio de programas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s